‘Luces y sombras de un Clásico espectacular’, por Elías Israel

‘Luces y sombras de un Clásico espectacular’, por Elías Israel

La mejor noticia para el fútbol español es que la distancia entre el Real Madrid y el Barcelona es menos amplia de lo que se presuponía por las dinámicas de ambos equipos. El partido tuvo alternativas en el juego, en la posesión, se llevó hasta el límite físico en la prórroga y lo acabó ganando el Madrid, pero el Barça cayó compitiendo, creyendo y sabiendo que ésta es una derrota de las que se aprenden, de las que abren un nuevo camino. 

Arabia Saudí tuvo el gran spot en forma de partido que necesitaba para trasladar la imagen amable de un país alejado aún de respetar los derechos humanos. El primer Clásico de la historia fuera de España fue una auténtica maravilla, con un final emocionante, dramático y hermoso.

Las luces del Madrid en el partido, en forma de nombres propios, tienen que ver con el impresionante momento de forma de la dupla Benzema-Vinicius, Sin exagerar, la mejor pareja de atacantes del fútbol europeo en estos momentos. Su velocidad al contragolpe, la excelente toma de decisiones a gran velocidad y su facilidad goleadora (38 goles entre los dos este año) explican mucho.

Conviene detenerse en Modric, que dio otra clase magistral de gobernar un partido, hasta que le aguantó el físico y fue sustituido. El altísimo nivel de Kroos ya no puede sorprender a nadie. A Fede Valverde le vendrá de cine un gol tan relevante en su temporada más discreta desde su retorno al Madrid. Su rabia al festejar un gol que vale una final así lo explica.

Las sombras del equipo blanco tienen que ver con Militao, que aparece en la foto de los dos goles encajados y en su tendencia a recular cada vez que marcó un gol. Permitió crecer al Barcelona en el partido.

En cuanto al equipo azulgrana, mostró nivel, orgullo y una enorme valentía. No le dio para ganar, pero sí para volver a sentirse competitivo. A nivel individual, lució por encima de todos Ousmane Dembelé. Tuvo desequilbrio e intención en todo lo que hizo.

Es indiscutible que Pedri y Ansu Fati le dan un salto de calidad muy grande a este equipo. El primero le cambió la marcha a su equipo y Ansu tiene un idilio con el gol, que roza lo irracional. El momento goleador de Luuk de Jong es una evidencia. Las rachas son así. A veces, marcan hasta cuando no quieres.

En cuanto a las sombras, Ferrán Torres, que es un tremendo fichaje, no estaba para un partido de esta exigencia después de tres meses y medio de baja. Dani Alves tiene 70 minutos buenos. Su físico ya no da para más. Memphis y Frenkie De Jong se están convirtiendo en paisaje. Los niños aportan más que ellos en todo.

El Madrid corre y vuela; el Barça vuelve a mirarle a los ojos. Ganó el Madrid, pero también el fútbol español…

Deja una respuesta