Un yvyra pytá de 46 metros se proclama el árbol más grande de Paraguay

Fotografía cedida este miércoles por la ONG A Todo Pulmón que muestra un árbol de la especie yvyra pytá, en Edelira (Itapúa). EFE/Cortesía A Todo Pulmón

Asunción, 21 ago (EFE).- Un árbol de la especie yvyra pytá, ubicado en Edelira (Itapúa), se proclamó este miércoles como el ejemplar más grande de Paraguay en el concurso Colosos de la Tierra, gracias a sus 46 metros de altura, los 6,6 de grosor de su tronco y una imponente copa que abarca una superficie de 65,86 metros.

Sus grandes dimensiones han convertido a este «peltophorum dulbium» que echó sus raíces al sur del país, junto a la frontera con Argentina, en el campeón de la octava edición del concurso que organiza la ONG A Todo Pulmón, que este año ha recibido 559 participantes.

Fátima Heyn, la encargada de postular este árbol nativo, característico por su dura madera, su corteza gris castaño y las flores amarillas que pueblan su copa en verano, recibió el premio en una gala celebrada en Luque (Gran Asunción).

«Quiero traer más árboles y postular más para seguir ganando», afirmó Heyn ante las decenas de autoridades políticas, diplomáticas, periodistas, influencers y representantes de empresas que han asistido al acto que busca visibilizar el impacto de la deforestación.

En segunda posición quedó un timbó, conocido científicamente como «enterolobium contortisiliquum», de 35 metros altura, 7,20 de circunferencia y una copa con una frondosidad de 104,98, que han presentado los pobladores de Horqueta, uno de los municipios del Chaco paraguayo.

«Este concurso es saludable para el país y para el medioambiente», reconoció el postulante Nelson Otero, durante la celebración de la medalla de plata.

El podio lo completa un guapo’y ubicado en Paso Horqueta (Concepción), a la orilla del río Aquidabán, con una altura de 26 metros, un grosor de 7,10 y una inmensa copa que ocupa una circunferencia de 120.56 metros.

«Este premio va dedicado a todos los pescadores que siempre se van a pescar debajo del guapou’u. Es para todos los pobladores de Paso Horqueta», explicó Ricardo Díaz, el vecino que presentó el árbol al certamen.

Además, la organización decidió entregar un galardón especial al «mejor recibimiento» a la comunidad indígena Cacique Mayeto, ubicada en el Chaco, cuyos habitantes más jóvenes prepararon música y bailes tradicionales para recibir a la expedición de Colosos de la Tierra junto a la escuela del poblado.

También recibió una mención honorífica Romario Dohmann, quien presentó el primer árbol internacional del certamen, un timbó ubicado en la provincia argentina de Misiones, que no entró en la competición oficial.

La iniciativa de A Todo Pulmón surgió hace una década con el objetivo de visibilizar los colosos más grandes y centenarios de Paraguay para protegerlos del avance de la deforestación, que merma los bosques del país sudamericano.

Gracias al proyecto, al que se han sumado en los últimos 10 años numerosas instituciones públicas y privadas, se han podido plantar más de 45 millones de árboles para reforestar las zonas del Chaco paraguayo y de la región oriental, las más amenazadas por la tala ilegal.

«Hacer un cambio cultural lleva mucho trabajo y también mucho tiempo pero con los medios de comunicación que lo convirtieron en una causa nacional ese tiempo se achica», afirmó Víctor Ibarrola, el director ejecutivo de la organización.

La expedición para seleccionar a los árboles ha movilizado durante tres semanas a periodistas, influencers y un equipo forestal integrado por 75 personas, que han recorrido en una caravana de vehículos los caminos del país para visitar a las comunidades rurales que han protegido a los árboles durante generaciones.