Relatora de la ONU denuncia la crisis regional por los conflictos de Birmania

EFE/FAZRY ISMAIL EPA-EFE/FAZRY ISMAIL

Bangkok, 18 jul (EFE).- La relatora de la ONU para los Derechos Humanos en Birmania, Yanghee Lee, denunció hoy la crisis regional a raíz de los conflictos abiertos en territorio birmano, mientras Naipyidó aborda a los gobiernos vecinos para «evitar el escrutinio».

Lee, que inició el día 8 una visita a Tailandia y Malasia ante la imposibilidad de acceder a Birmania (Myanmar)-cuyo Gobierno se niega a permitirle la entrada-, aseguró que la vulneración de derechos humanos en Birmania tiene un «evidente» impacto en las naciones del sur y sureste de Asia, donde se hallan repartidos alrededor de 1,5 millones de refugiados birmanos.

Lee instó a los países de la zona a reconocer «la gravedad» de la crisis, que incluye «el tráfico de personas procedentes de Myanmar» y el «flujo de narcóticos dentro y fuera de la región».

La representante de Naciones Unidas, quien concluyó hoy su viaje oficial con una rueda de prensa en Kuala Lumpur, recordó el creciente conflicto entre el Ejército birmano y la guerrilla del Ejército Arakán en el estado Rakáin (oeste de Birmania), donde las autoridades han impuesto desde hace un mes un bloqueo a la comunicación por internet.

«¿Ha impuesto el Gobierno un bloqueo a internet para infligir más daño a la población?», cuestiona Lee al recalcar la dificultad de acceso a fuentes sobre el terreno y al denunciar la quema de tres poblaciones por parte de los uniformados.

El número de desplazados estimado por este conflicto es de 55.000 personas, mientras que varios investigados por mantener vínculos con la guerrilla han muerto en circunstancias sospechosas mientras se encontraban bajo custodia.

La táctica de represalias contra la población civil es una de las acusaciones más comunes contra los militares birmanos, quienes tienen un largo historial de abusos contra las minorías étnicas y que aún mantiene una gran influencia en el Gobierno a través de los ministerios de Interior, Frontera y Defensa.

Lee denunció «interferencias» durante su visita a Tailandia, por las que se vio obligada a alterar la agenda que había programado, sin aportar más detalles sobre lo ocurrido.

«Me preocupa enormemente que Birmania parece haber aumentado su presión y aborda a gobiernos vecinos en sus esfuerzos por violar los derechos y evitar el escrutinio», acusó la relatora al citar como ejemplo la extradición desde Singapur de seis birmanos por presuntos vínculos con el Ejército Arakán.

El estado de Rakáin atrajo la atención del mundo por la operación militar iniciada en 2017 contra la población rohinyá, que obligó a más de 730.000 miembros de esta minoría musulmana a huir al vecino Bangladés, y que la propia Lee calificó la actuación castrense como «limpieza étnica con marcas de genocidio».