Piden al presidente de El Salvador esclarecer la masacre de estudiantes de 1975

En la imagen un registro del presidente de El Salvador, Nayib Bukel. EFE/Archivo

San Salvador, 19 jul (EFE).- Asociaciones estudiantiles de la estatal Universidad de El Salvador (UES) pidieron este viernes al presidente Nayib Bukele, también comandante de la Fuerza Armada, que ayude a esclarecer la masacre y desaparición de universitarios perpetradas por el Ejército el 30 de julio de 1975.

A propósito del 44 aniversario de la matanza, los estudiantes solicitaron al mandatario que se «deduzcan las responsabilidades para que los autores materiales e intelectuales de la masacre enfrenten a la justicia».

«Pedimos que se haga justicia para que nunca se repita un acto de barbarie, represión y violencia similar al de 1975, y para que no nunca más ocurra una intervención de los cuerpos de seguridad que violente los derechos humanos de la comunidad universitaria», manifestaron a través de un comunicado.

Además, los universitarios aprovecharon para pedir un refuerzo presupuestario, que actualmente ronda los 73 millones de dólares, para «mejorar la calidad académica, los proyectos de memoria histórica, la proyección social, la investigación y el desarrollo científico y tecnológico».

El 30 de julio de 1975, por orden del entonces ministro de Defensa, Carlos Humberto Romero, el Ejército reprimió violentamente la marcha organizada por los estudiantes de la Universidad de El Salvador, acompañados de alumnos de secundaria.

La intervención militar, efectuada con gases lacrimógenos y armas de fuego, se saldó con un número de estudiantes muertos y desaparecidos no contabilizados hasta la fecha, debido a que los agentes de seguridad bloquearon el paso al lugar y recogieron los cuerpos, según declararon algunos testigos de los hechos.

Investigaciones efectuadas posteriormente por observadores internacionales y organizaciones de derechos humanos señalan que, aunque la cifra exacta de fallecidos se desconoce, fueron alrededor de 100 personas las que se contabilizaron como muertas y desaparecidas.