Anfac prevé una caída de las ventas de coches del 3 % para este año

GRA390. VALLADOLID, 27/09/2017.- Un vehículo con guiado automático, circula por la planta del Grupo Renault en Valladolid, uno de los adelantos del nuevo sistema de fabricación como industria 4.0, en el que tomarán mayor importancia la digitalización y la robótica. EFE/Nacho Gallego

Madrid, 19 jul.- La Asociación Española de fabricantes de automóviles Anfac prevé que la venta de vehículos caiga un 3 % este año y mantiene esta previsión para 2020.

Anfac ha presentado este viernes su informe anual de 2018, en el que ha destacado que en este momento la venta de vehículos cae un 5,7 %, la previsión es que al cierre de 2019 sea del 3 %.

La inversión creció un 42 % el año pasado y supera los 13.000 millones de euros en los últimos seis años.

Además se espera que en 2019 las compraventas de vehículos comerciales e industriales registren subidas del 3,8 % y el 1,8 % respectivamente.

Para 2020 Anfac espera que la venta de turismos se mantenga plana, mientras que las compraventas de vehículos comerciales registren «un crecimiento moderado».

La venta de turismos llevan cayendo los últimos nueve meses, incluida las registrada el pasado mes de junio, cuando descendieron un 8,3 % en comparación con el mismo mes de 2018, hasta las 130.519 unidades y supusieron el mayor descenso desde 2011 en este mes.

Estas caídas han provocado que los fabricantes hablen de forma oficial de crisis, también en la producción, con una caída del 5,6 % desde comienzos de año hasta mayo y que suma a siete meses de descensos.

Para el vicepresidente de la patronal, Mario Armero, en el segundo semestre del 2019 «no va a haber un cambio radical de la producción», que acabará con una caída del 5 %, descenso que es mayor en países del entorno, donde «la producción cae a doble dígito».

Armero ha considerado 2020 un año de transición y estable, aunque «con riesgos de ir a la baja», en el que hay que fomentar la llegada del coche eléctrico para que sea más asequible y cuente con más puntos de recarga.

En el informe se ha detallado que las empresas fabricantes de coches incrementaron su facturación un 3 % en 2018, hasta los 66.550 millones de euros, cifras que se elevan hasta los 104.000 millones de euros si sumamos la fabricación de vehículos y componentes.

Pero a pesar de estas cifras el resultado neto descendió un 50 % como consecuencia del esfuerzo en inversiones.

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos crecieron en 2018 un 7 %, hasta las 1.321.438 unidades entregadas, las ventas de vehículos comerciales subieron cerca de un 7,7 % hasta las 214.207 unidades vendidas y los vehículos industriales cayeron cerca de un 2,2 %, hasta las 27.851 unidades.

Con todo, el mercado creció un 7 %, hasta las 1.563.495 unidades.

Uno de los problemas del sector es la edad media del parque automovilístico, que aumentó hasta 12,4 años y en el que se vendieron más de 166.000 vehículos con más de 20 años, con un impacto claramente negativo en el medio ambiente y la seguridad.

En 2018, el 61,6 % del parque de turismos y todoterrenos en España tenía más de 10 años, mientras que antes de la crisis los vehículos de más de 10 años eran el 35,7 %.

En comparación con los países de la Unión Europea, España está entre los países con el parque automovilístico más envejecido, en comparación con Alemania (9,4 años de media), Francia (9,3 años) o Reino Unido (8,8 años).

Y además para 2030 se prevé que haya 3,7 millones de vehículos de más de 20 años, el 16 % del parque en España.

Por eso desde la patronal de los fabricantes se ha hecho un llamamiento al Gobierno para que haya un cambio de fiscalidad de adquisición a uso en compra de vehículo y un plan a nivel nacional para implantar el coche eléctrico.

En cuanto a las exportaciones Anfac, ha advertido que de aprobarse los aranceles a los vehículos de la UE por parte de EEUU y un «brexit» duro, el sector puede perder 500 millones de euros.

Aunque ha alabado el pacto entre la Unión Europea y el Mercosur, donde las exportaciones se cifran ahora en 16.000 vehículos, sobre todo en Argentina y Brasil, creen que pueden llegar en dos años a los 70.000.

En cuanto al empleo, en 2018 se ha llegado a 93.500 puestos de trabajo, lo que supone superar las cifras precrisis, a pesar de que las fábricas están inmersas en un proceso de robotización, para lo que han pedido un plan para la formación de empleo que aborde las necesidades del vehículo eléctrico.